Tabaquismo y colesterol



Tabaquismo y colesterol, lo que debe saber


Tabaquismo y colesterol: cuando se trata de mejorar nuestra salud la mayoría de nosotros sabemos que fumar es la única cosa que no deberíamos hacer.

Pero a pesar de la información que hay sobre los peligros de fumar, ¿cuántos de nosotros sabemos exactamente cómo daña nuestra salud?

Normalmente pensamos acerca de los cigarrillos como causa de cáncer de pulmón y otros problemas respiratorios como enfisemas. Pero fumar puede ser un factor importante que afecta en los niveles de colesterol.

Efectos del tabaquismo y colesterol


Cuando el humo es inhalado en los pulmones, varias toxinas son liberadas por ese humo y se absorben en el torrente sanguíneo. En particular, una toxina llamada acroleína, esta toxina, reduce la capacidad del cuerpo para producir colesterol bueno, o HDL.

Algunas placas y el endurecimiento de las paredes arteriales pueden reducirse por procesos naturales y la acroleína restringe esta capacidad de defensa del cuerpo.

Una de las tareas de las enzimas en el torrente sanguíneo, es la de transportar el colesterol malo para el hígado, donde se elimina del cuerpo.

Las toxinas del humo del cigarrillo y su inhalación, reducen la capacidad de las enzimas a realizar su trabajo de manera eficiente y el LDL colesterol puede romperse en pedazos más pequeños, lo que hacen difícil el transporte.

Este es un proceso conocido como oxidación y la investigación reciente, ha revelado que este tiene un mayor efecto en enfermedades tales como enfermedades del corazón y apoplejías.

Tabaquismo y colesterol, en resumen:

tabaquismo-y-colesterolLas toxinas del humo del cigarrillo impiden que el cuerpo produzca eficientemente el colesterol bueno.Fumar afecta la capacidad de las enzimas para el transporte de colesterol malo para el hígado y fuera del cuerpo.

Fumar en realidad es un arma de doble filo cuando se trata de afectar nuestros niveles de colesterol. 

El colesterol bueno es de mala calidad gracias a la acroleína en el torrente sanguíneo y esto disminuye la proporción de HDL colesterol.

Además, las toxinas de cigarrillos en la sangre, reducen la capacidad de las enzimas para el transporte de LDL fuera de nuestro cuerpo, reduciendo aún más la relación de LDL a HDL.

La investigación de la Universidad de Wisconsin, muestra la relación entre dejar de fumar y reducir los niveles de colesterol. El estudio muestra que las personas que dejaron de fumar tuvieron mejor los niveles de colesterol dentro de un período de doce meses.

Tabaquismo y colesterol: Dejar de fumar no es más que otra acción que puede tomar para controlar sus niveles de colesterol, junto con el ejercicio, la alimentación saludable y tomar los suplementos naturales adecuados.


Saber que el cigarrillo es un peligro para su salud, debe ser el motivador más importante de todos, ya que significa que ahora puede tomar su propia decisión sobre si dejarlo o no.

Hay pocas dudas de que el colesterol se lo agradecera, desde el fondo del corazón, si usted deja de fumar.El tabaquismo y colesterol malo van de la mano, debe dejar de fumar para comenzar una vida mas sana.


Comentarios